A- A A+

PMG: Capítulo 81 – Pura Locura

Capítulo 81 – Pura Locura

 

 

“Trueno rugiente!”, gritó Lin Feng.

 

Luego empujó su espada hacia Lei Bo.

 

La fuerza de la espada que desató empezó a combinarse con rugidos de truenos en la atmósfera. Todo el espacio estaba siendo consumido por el inmenso poder del ataque. En las manos de Lin Feng ese ataque de nivel amarillo, junto con la fuerza de la espada, era tan poderoso como una habilidad de Nivel Xuan.

 

Trueno rugiente estaba llenando la atmósfera con una fuerza increíblemente explosiva.

 

 

Las manos de Lei Bo todavía estaban desatando un poderoso Qi de Trueno. Había logrado bloquear el Trueno Rugiente de Lin Feng, pero fue enviado a volar hacia atrás mientras gemía del dolor.

 

 

La fuerza espada de Lin Feng comenzó a consumir más energía y crecer aún más poderosa.

 

 

“¡Me doy por vencido! No quiero luchar más.”

 

                                                             

Lei Bo gritó muy alto. Sabía que no podía ganar contra Lin Feng y, además de eso, ya estaba herido por intentar bloquear el último ataque.

 

 

El vigésimo primer discípulo de élite, que estaba en el tercer reino  de Ling Qi, ¿de repente quiso darse por vencido cuando luchaba contra Lin Feng?

 

 

La multitud suspiró. Lin Feng, que sólo había mostrado su poder hace 3 días, parecía invencible. Continuó sorprendiendo a la gente con su increíble fuerza.

 

 

“Si lo miras, parece que tiene unos quince años o acaba de cumplir dieciséis”.

 

La multitud estaba tratando de adivinar la edad que tenía Lin Feng en comparación con su habilidad de batalla. Estaban aún más estupefactos cuando pensaron en ello. Todavía tenía dieciséis años, y ya podía derrotar a un cultivador del tercer reino de Ling Qi que estaba en el ranking de discípulos de élite… ¿Cómo fue posible? ¿Era realmente humano?

 

Lin Feng dejó de moverse, sus mangas se balanceaban con la brisa, pero el Qi y la fuerza de la espada que llenaban la atmósfera seguían siendo omnipresentes y tan opresivos como antes. El cuerpo de Lei Bo seguía sintiendo la inmensa y aplastante presión sobre su cuerpo, haciendo difícil para él respirar.

 

 

“¿…Rendirse?”

 

 

Lin Feng tenía una fría sonrisa en la comisura de su boca: “Esta es una pelea en la que ambos ponemos nuestras vidas en juego. Si vivo, tú mueres… y si muero, tú vives.”

 

 

“Somos discípulos de la Secta Yun Hai y no nos odiamos unos a otros, ¿por qué necesitas matarme?”, Dijo Lei Bo con la esperanza de que Lin Feng cambiara de opinión.

 

 

“¡Que ridículo! ¿Crees que voy a detenerme por eso? ¿Podría ser que olvidaste lo que dijiste antes de esta batalla? ¿Que podrías matarme cuando quisieras? Incluso afirmaste que ni siquiera necesitabas soltar tu espíritu para hacerlo. ¿Has olvidado también que esta batalla es una donde nuestras vidas están en juego? Lo dijiste tú mismo. Si fueras más fuerte que yo, ¿todavía dirías que somos compañeros discípulos y me dejarías vivir? “

 

 

Lin Feng estaba disgustado por las palabras de Lei Bo, soltando tan fácilmente que eran discípulos compañeros y que no se odiaban después de todo lo que había dicho antes, tenía que estar loco.

 

 

“Lin Feng, eres muy fuerte, pero sería imposible que puedas matarme. Incluso si me derrotas, tendrás que soportar las consecuencias.”

 

 

Lei Bo sabía que Lin Feng no iba a dejarlo salir y trató de amenazarlo.

 

“¿Ah, así que es eso? Entonces mírame.”

 

Los ojos de Lin Feng empezaron de pronto a llenarse de intensión asesina y una sonrisa apareció en su rostro. Su espada liberó aún más fuerza junto con rugidos de truenos.

 

Lei Bo comenzó a frotarse los ojos como él no podía creer lo que estaba viendo. Ya no podía verlo. En lugar de Lin Feng, sólo había una enorme espada delante de él. Esa espada brillaba, y junto con la luz extremadamente cegadora, estaba una niebla oscura. En esa oscura niebla, brillaban tantas luces que Lei Bo tenía la impresión de que un millón de espadas se escondían dentro de ella. La neblina negra había comenzado a moverse en su dirección.

 

Sonidos de truenos muy fuertes se difundieron por toda la atmósfera.

 

Lei Bo gritó muy alto. Un trueno aún más potente e intenso emergió de él. Su cuerpo estaba revestido de un Qi de color azul amarillento, que contenía el poder del trueno y el relámpago.

 

 

Cuando vieron la luz que rodeaba a Lei Bo, la multitud se sorprendió. ¿Qué estaba haciendo exactamente ese tipo?

 

 

La espada de Lin Feng era más adecuada para la batalla. No necesitaba consumir demasiada energía para realizar ataques poderosos, y también podía usarla para protección. Daba la impresión de que Lin Feng era como una montaña fortificada.

 

 

La multitud no entendía lo que estaba pasando. No podían ver la espada de Lin Feng de la misma manera que Lei Bo lo hizo.

 

En los ojos de Lei Bo, había un millón de espadas, y sus luces eran deslumbrantes. Todas ellas estaban tratando de matarlo. Brillaban por todas partes dentro de la niebla negra y podía tomar su vida en cualquier momento.

 

 

“Es el fin para ti.” Dijo Lin Feng en una voz fría que dejó estupefacta a la multitud entera.

 

 

“Espada del Nirvana.”

 

 

La ‘Espada del Nirvana’ hizo que su espada se convirtiera en una mortal. Cada ataque tomaría una vida y su poder desafiaba los cielos. Su hoja descendía desde el cielo hacia Lei Bo*.

 

 

*[Nota: No porque lo normal es que descienda desde la tierra…]

 

Parecía que su espada había traspasado los cielos.

 

Desde lejos se podía ver que un agujero se había perforado a través de las nubes y los cielos habían sido perforados.

 

 

Parecía que su espada destruiría todo el universo si estuviera en su contra.

 

Se acabó con este ataque. Lei Bo había terminado.

 

La multitud entera miraba inexpresivamente esa maravillosa espada mística.

 

Las millones de espadas, así como la niebla negra, desaparecieron de la visión de Lei Bo. Pero su rostro reveló que había abandonado toda esperanza, porque había una luz aterradora que seguía avanzando hacia él. Era probablemente la última luz que vería en su vida.

 

“No…”.

 

El grito de Lei Bo resonó por todas partes en el Barranco Tormentoso, pero su cuerpo no podía moverse; todavía estaba en el escenario.

 

Después de lo que parecía ser una eternidad, una fina marca apareció entre sus cejas. Era una línea sangrienta que lentamente empezaba a derramarse de sangre. Su cuerpo cayó pesadamente en la etapa de combate dentro de la Arena de la Vida y la Muerte.

 

 

Eso es lo que la Arena de la Vida y la Muerte era: ¡la vida y la muerte!

 

¿Murió? ¿El veintiuno discípulo de élite que había tenido un Espíritu del Trueno había sido asesinado?

 

Lei Bo quería proteger a Mo Xie. Había querido matar a Lin Feng y ganar el favor de los Ancianos. Nunca habría pensado que se convertiría en el trampolín de Lin Feng. En ese momento, el Patriarca temió secretamente que Lin Feng comenzara su asalto verbal donde lo había dejado.

 

A pesar de que el Examen de Discípulo de Élite era sobre la lucha, no muchos habían participado en ellas. Este tipo de acontecimiento fue uno sin precedentes en la historia de la Secta Yun Hai. Había sido, sin embargo, uno extremo. Uno que aclaraba, y muchos discípulos fueron forzados a mirar profundamente sus acciones hasta ahora. No hubo ni una sola persona que se arrepintiera viendo cómo se desarrollaban estos acontecimientos.

 

La multitud de la Secta Yun Hai se había dado cuenta de que estaban presenciando el surgimiento de un genio incomparable.

 

‘¡Quiero a ese joven!’

 

Los ojos de Duan Tian Lang brillaban. Miró rápidamente a Duan Han. Las habilidades y el poder de Lin Feng eran infinitamente más altos que los de su hijo, de quien ya estaba muy orgulloso.

 

‘Si no se une a mí, me aseguraré de que muera hoy. No permitiré que se levante o que se haga más poderoso. Podría convertirse en un gran obstáculo.’

 

Tanto el patriarca de la Secta Hao Yue, Chu Qing, así como Bing Han de la Villa de la Montaña de Hielo y Nieve, pensaron lo mismo. Si Lin Feng continuaba haciéndose más y más poderoso, ¡definitivamente se convertiría en uno de los ocho altos funcionarios!

 

Lin Feng no podía entender los pensamientos de estas personas. Ni siquiera era tan fuerte como Mo Xie. No pudo matarlo, pero quería hacerle entender que no podía intimidarlo y amenazarlo como él deseaba.

 

Ya que no había mostrado todas sus habilidades hasta el momento, la secta no lo reconoció. Entonces, sólo tenía que mostrarles más.

 

Manteniendo su suave espada en la mano mientras su manto se balanceaba en el aire, Lin Feng miró lentamente alrededor del Barranco Tempestuoso.

 

“Mo Xie, porque es un Anciano, se atreve a comportarse sin escrúpulos. Se atreve a tratar de matar a los discípulos a sangre fría. Es la vergüenza y la desgracia de la Secta Yun Hai. Mi fuerza actual no me permite matar a esa escoria. Lo que quiero es que ese degenerado sea expulsado de la secta.”

 

“…”

 

¡Toda la multitud estaba aturdida, asombrada, estupefacta! Lin Feng tenía ambiciones salvajes! ¡De repente quería que Mo Xie fuera expulsado de la secta!

 

¡Eso era casi imposible! Si Mo Xie fuera expulsado de la secta, ¡Mo Cang Lan perdería completamente la cara!

 

‘Ese tipo está realmente loco.’

 

Liu Fei estaba mirando a Lin Feng. Ella estaba muda. No podía soportar a Mo Xie tampoco, pero nunca había pensado en intentar sacarlo de la secta, ¡ni siquiera en sus sueños! Era imposible para un discípulo de élite expulsar a un Anciano de Élite de la secta, pero Lin Feng no estaba ahorrando esfuerzos en su intento de remover a Mo Xie.

 

 

 

 

Mo Xie, quien estaba sentado en la plataforma de observación, parecía pálido. En sus ojos, un mero discípulo era menos que un insecto para él. Ni siquiera existían en su mirada, y de repente, había un discípulo en la etapa de combate de la Arena de la Vida y la Muerte acusándolo de varias cosas y llamándolo la vergüenza y la escoria de la secta. Y encima de eso, quería sacarlo de la secta. Nunca había estado tan humillado en toda su vida.

 

Solía ​​ser el que exigía que otras personas fueran expulsadas. Él solía ser el que echaba a los humildes discípulos de la secta. Sin embargo, ahora le estaba sucediendo eso.

 

Si estas cosas hubieran ocurrido en cualquier otro momento antes, entonces habría matado a Lin Feng sin la menor vacilación.

 

Pero allí eso era casi imposible debido a Nan Gong Ling.

 

Como el Patriarca de la Secta Yun Hai, tenía que considerar todas las partes. Mo Xie era un Anciano de Élite y su padre, Mo Cang Lan, un Gran Anciano. A ambos se les dio el gran honor de hacer cumplir las reglas dentro de la secta.

 

Por lo que respecta a Lin Feng, fue uno de los genios más extraordinarios que la Secta Yun Hai había tenido. Wen Ren Yan nunca sería capaz de alcanzar el mismo nivel que Lin Feng, eran mundos aparte. Lin Feng también era un protegido del Protector Bei.

 

Si quería que Mo Xie fuera un poco penalizado, eso podría arreglarse. Sin embargo, Lin Feng dijo que si Mo Xie todavía estaba en la Secta Yun Hai, entonces se iría. Los términos de Lin Feng para permanecer dentro fueron expulsar a Mo Xie de la secta.

 

“Sé que el status de Mo Xie es alto e importante, él es un Anciano de Élite. También sé que su padre, Mo Cang Lan, es una figura principal en la Secta Yun Hai y que ha dedicado su vida a servir a la secta. También soy consciente de que actualmente no soy nadie dentro de la secta y que mis palabras tienen poco peso. Sé que, si Mo Xie comete crímenes, no puedo hacer mucho. Pero Mo Xie intentó matarme en múltiples ocasiones. Incluso después de haber sido casi asesinado por el Protector Bei, todavía tenía pensamientos sobre quitarme la vida. Si no es castigado severamente por sus crímenes, ¿cómo voy a poner mi mente en reposo y permanecer dentro de la secta?”

 

 

 

“Sólo tengo mi espada para mostrar a todos lo que realmente soy capaz de hacer. Esta es mi única manera de probar a la Secta Yun Hai que tenerme es diez veces, no, cien veces mejor que tener a Mo Xie.”

 

Las palabras de Lin Feng fueron inspiradoras. Lin Feng era incluso más loco que Wen Ren Yan, pero no era en absoluto más débil que él.

 

Sin embargo, todo el mundo se preguntaba cómo Lin Feng podría demostrar que tenerlo era cien veces mejor que tener a Mo Xie…

 

 

Nan Gong Ling también estaba curioso de saber cómo podía demostrarlo.

 

En ese momento, Lin Feng, que todavía estaba de pie en la etapa de combate central de la Arena de la Vida y la Muerte, miró a los muchos discípulos de élite sentados al margen y declaró: “Hoy es el Examen de Discípulo de Élite. Yo, Lin Feng, ahora estoy desafiando a cualquier discípulo de élite que esté dispuesto a luchar contra mí. Quien sea puede venir y combatir. No importa qué tipo de batalla, normal o de la vida y la muerte, no importa contra cuánto necesite luchar, lo haré con cualquier persona en cualquier término.”

 

“¿Qué?!!” la gente en la multitud estaba atónita. Podrías oír los latidos de cada uno empezar a intensificarse.

 

“Es un loco. Ese tipo está completamente loco. ¡Él quiere desafiar a cada discípulo de élite!”

 

¡Qué loco! Wen Ren Yan podría incluso competir con los discípulos principales. Incluso algunos de los discípulos dentro de los diez discípulos de élite podrían pelear con discípulos principales. Todos ellos tenían técnicas y habilidades únicas. Eran mucho más fuertes que Lei Bo. Lin Feng de repente se atrevió a mirar a estos discípulos de élite como si fueran débiles. ¿Qué iba a pasar?

 

La multitud estaba sin habla. ¿Podría ser que Lin Feng estaba realmente loco? ¿Había perdido la cabeza después de derrotar a Lei Bo?

 

 

 

Pero si él era capaz de derrotar a cualquiera de los discípulos de élite, entonces realmente probaría a la Secta Yun Hai que tenerlo era mejor que tener Mo Xie. Si él pudiera derrotar a cualquier discípulo de élite bajo sus propios términos entonces ¿no era aún mayor que cien veces el valor de Mo Xie?

 

“Este bastardo…”

 

Los magníficos ojos de Liu Fei estaban abiertos. Lin Feng era demasiado loco. Poco tiempo antes, él era sólo un simple discípulo ordinario y nada más…

 

Han Man no pudo evitar reír. Estaba orgulloso de ver a Lin Feng, que era como un hermano para él, en la etapa de combate de la Arena de la Vida y la Muerte mientras lanzaba el desafío. Tenía una gran sonrisa en su rostro.

 

Nan Gong Ling también estaba increíblemente sorprendido. Quedó completamente aturdido.

¿Lin Feng quería desafiar a todos los discípulos de élite?

 

A pesar de que Lin Feng era naturalmente dotado, ¿había llegado a ser tan aterradoramente fuerte?

 

‘En realidad, por lo que puedo recordar, él no ha estado usando su espíritu.’

 

Nan Gong Ling de repente tuvo una realización. Se dio cuenta de que nunca había visto a Lin Feng liberar su espíritu. Él estaba extremadamente curioso y emocionado por descubrir cuál era el espíritu de Lin Feng. Teniendo en cuenta que ya había dominado las habilidades de la espada y las fuerzas de la espada, ¿podría ser que tenía un espíritu de espada? Si tuviera uno de esos, entonces probablemente sería capaz de hacer que su fuerza de espada fuera aún más poderosa.

Descarga: